¿Sabes? El marketing musical está cambiando, perdón, el marketing musical ha cambiado. Hay una teoría que dice que si algo funciona, déjalo como está. Bueno, funciona hasta que deja de funcionar. Actualmente, el mundo de la música, y por consiguiente el marketing musical, está plenamente ligado a los avances tecnológicos, sociales y del sistema en el que vivimos. No podéis ir por libre si queréis vivir de esto.

¿En qué ha cambiado el marketing musical?

1. Movilidad.

marketing musical y uso de móviles en conciertosSegún el estudio ‘Persuadir al cliente’ realizado por Ametic y Accenture, la penetración del internet móvil en España alcanza el 84%; con un crecimiento del 35% desde 2011.

España es el país europeo líder en penetración de smartphones con un 82%, 15 puntos más que la media de los mercados maduros. En el caso de la población de entre 20 y 29 años, el 96% de los encuestados utilizan el smartphone para acceder a internet, convirtiéndolo en el dispositivo más usado, por encima de PC y tablets. Cuatro millones de usuarios en España ya utilizan una tablet.

El ‘smartphone’ es el dispositivo más utilizado para acceder a la red por los jóvenes de entre 20 y 29 años. El 94% de los usuarios de dispositivos móviles ha realizado descargas de aplicaciones en alguna ocasión, lo que supone un crecimiento de 23 puntos respecto a 2012.

Pero vayamos al turrón, el 12% de los usuarios de smartphones compró un producto o servicio desde su dispositivo móvil y el 35% tiene la intención de utilizar este método durante los próximo doce meses. ¿Qué os parece?

2. Yo soy yo, no una masa.

marketing musical y las fansLa personalización es un factor que ya es clave para lograr conversiones en tu negocio. No te puedes dirigir por igual a una chica que le gusta One Direction y el basket, que a su amiga que le gusta One Direction y el cine. Piensa individualmente. Actúa individualmente. Y aun así, encontrarás patrones de comportamiento. Segmentar es la clave para convertir. Pero no segmentar en masas sino segmentar por personas. Ya no es tu público objetivo sino tu cliente objetivo.

2. Diferencia, tu empresa tampoco pertenece a la masa.

Enfoca tu marketing musical desde ese punto. Igual que a tus clientes no les gusta que les trates como una masa, tú tampoco debes pertenecer a la masa. Conciertos y merchandising, lo de siempre. Y ahora, conciertos en streaming, dentro de poco será lo de siempre también…¡Date prisa! Si eres cantante, ¿te has planteado ver un concierto en streaming de un grupo que le guste a tus fans? Y si lo haces, ¡hazme el favor de compartirlo!

Y si eres agencia de promoción, marketing musical, llámalo x, ¿te has planteado sacar provecho de los ensayos de tu cliente? Los fans van más allá del concierto. Quieren saber qué hace tu cliente por las mañanas, como se relaciona con sus compañeros, amigos, familia… su día a día.

3. Y citando a mi amigo Google, “El contenido es el rey”.

El marketing musical debe segmentarse de igual forma y dejar un trocito del pastel al marketing propio del cantante. Pero no del que le generen externamente, sino de que lo genere él/ella/grupo. Los músicos, grupos o artistas no pueden dejar la pelota en manos de su agencia de marketing musical. Los fans quieren que la información sea personal, un “face to face” en el que no se metan factores económicos ni superiores. Contacto humano. Información humana.

Contestar a los tweets, fotografiar momentos íntimos (salvando las distancias claro), ¡demostrar que son personas de barrio! Demostrar que no nacieron un día y se pusieron a tocar en el escenario. Demostrar que son accesibles, que son sus amigos. Demostrarles que pueden ser sus compañeros de viaje y sus ayudantes durante el trayecto.

4. Interacción social. “Hoy por ti, mañana por mi”.

Globalizado está el mundo. Globalizado debe estar el marketing musical. Globalizadas deben estar las interacciones entre los diferentes agentes musicales. Tanto músicos como artistas y grupos pertenecen a la misma empresa, la música. La unión hace la fuerza y si actuáis en conjunto (y no me refiero a los escenarios) ganaréis mucho más que por separado. Lo que en SEO se podría denominar linkbuilding. Podríamos estar hablando de linkbuilding musical. Aunque, en esta ocasión consistiría en compartir el Page Rank del artista o grupo. Ten en cuenta que en este caso, tendríamos que meter fans a las jarras del típico gráfico de linkbuilding.

 

5. Postureo online.

Sí, los que estáis curtidos en marketing musical me vais a decir que el postureo es el pan nuestro de cada día en la música. Pero yo hablo de postureo en redes sociales. Atacar al líder de la manada y… ¡foto! O en este caso yo sería más de… “Vine”.


6. Cuida tu web.

Sé que los que os dedicáis al marketing musical pensáis que el website es lo último en lo que invertiríais. ¿Para qué? La gente que llega a mi website ya son fans locas que se nutren en las redes sociales perfectamente. Bueno, podéis pensar asi o podéis ofrecer una plataforma sólida, propia y personalizada de lo que queréis contar. Sin ruido, sin rumores, totalmente transparente y personal. Un lugar donde decidir por vosotros mismos qué contar, qué publicar y qué ofrecer. ¿Por qué tienen que publicar los medios vuestras noticias antes que vosotros mismos? ¿Os habéis planteado la descarga de PDF’s con notas de prensa? ¿Un acceso restringido para los periodistas? En resumen, ¿os habéis planteado ser dueños de vuestra información?