Crónica del concierto de Scorpions el 8 de Marzo en el Palacio de Vista Alegre en Madrid. Más de 12.000 personas disfrutaron de su último concierto en España.

Imagen de Scorpions en el escenario del Palacio de Vistalegre de Madrid. Éste ha sido su último concierto en España. La banda de rock alemana se despide de los escenarios con su gira The final sting tour.

Y por fin llegó el día en el que Madrid viviría la última gira de Scorpions. Finalmente, por la avalancha de fans que quisieron verlos, la cita se amplió a 2 noches. Aunque el anuncio de que Scorpions no volverá a girar más viene sonando desde hace algunos años, no ha sido hasta ahora cuando se ha podido ver en directo al mítico conjunto alemán en España, interpretando muchos de sus himnos y baladas para la despedida. Porque si por algo se conoce a Scorpions es por ser el “grupo romántico” del heavy metal. Pocos grupos han llegado o llegarán al nivel de los germanos a la hora de crear canciones lentas pero nunca empalagosas o “edulcoradas”. Como se dice, las mejoras baladas serán siempre las baladas heavys.

No es un secreto ver que a los componentes del grupo se les notan los años, Klaus tiene ya 65 años, Rudolf Schenker 64, Matthias Jabs 58 y los jovenzuelos James Kottak y Pawel Maciwoda cuentan con 51 y 47 respectivamente. Aunque esto fue sólo la primera impresión, pues una vez iniciado el concierto, no pararon de moverse por todo el escenario bailando, saltando y animando a todo el público que había allí congregado. En muchos momentos se vio a Klaus emocionado a ver cómo la gente coreaba todas sus canciones y lo vitoreaban cuando arriesgaba en algunas de ellas.

Scorpions en el escenario del Palacio de Vistalegre de MadridComo era de esperar, la franja de edades entre el público era muy dispar. Desde viejos rockeros de los de siempre, para los que seguramente sería el último de muchos conciertos de Scorpions, hasta jóvenes que no querían perder la oportunidad de poder verles aunque fuera una vez en directo. El público en general estaba feliz, pero se notaba una nota melancólica en el ambiente al saber que podría ser la última vez que se les viera sobre el escenario. Y digo “podría ser la última vez” porque todos sabemos que es difícil o irreal para un grupo no volver a girar nunca más, al menos si la salud lo permite.

El concierto empezó puntual a las 21:10 de la noche como estaba previsto. Arrancaron con Sting In The Tail, del disco homónimo, y continuaron con Make It Real y Is There Anybody There? En estas primeras canciones el sonido estaba un poco descuadrado y la voz de Klaus no se oía apenas. Elpúblico por su parte parecía estar en una especie de “shock” al ver a sus ídolos y les costó un poco entrar en calor y cantar y gritar, en estemomento preferían escuchar los riffs de guitarra, la batería y la voz.

Scorpions en el escenario del Palacio de Vistalegre de Madrid tocando su single The ZooPero llegó The Zoo y todo mejoró, el sonido era ahora mucho mejor, el público vibraba y cantaba y el grupo corría y saltaba de un lado a otro del escenario. Siguieron con la instrumental Coast To Coast y Loving You Sunday Morning y llegaron a The Best Is Yet To Come, en la que gracias a su fácil estribillo hubo momentos en los que se oía más al público que al propio Klaus, el cual luego jugó con los asistentes coreando el “ea eo” por sectores del recinto.

Guitarras de Scorpions en el single The Zoo

Y por fin llegó una de las baladas más importantes con “Send Me An Angel” en la que Klaus se lució, la cantó muy bien, arriesgando en algunos momentos. Al terminar, la gente le vitoreó y se le vio muy agradecido y hasta algo emocionado.

Más temas iban cayendo: Holiday, Raised On Rock, Tease Me Please Me, Hit Between The Eyes, en las cuales los integrantes del grupo aprovecharon para andar de aquí para allá por el escenario y permanecer durante un buen rato en la plataforma central, rodeados de público por todos los lados. Fue entonces cuando algunos fans lanzaron algunas banderas, entre ellas la de España, la cual Klaus se enfundó a modo de capa. El público agradecido le volvió a corear y ovacionar.

Llegó el momento de Kottack y su solo de batería, que ejecutó a la perfección mientras en las pantallas del escenario se proyectaban imágenes de los discos del grupo y la plataforma de su batería se alzaba hacia el techo del pabellón, impresionante.

Blackout, Six String Sting y Big City Nights, con la que el público enloqueció ya no cantando, si no gritando su pegadizo estribillo. Fue entonces cuando el grupo se despidió y los allí presentes nos preparamos para los “bises” y el impresionante ataque final de hits.

Scorpions en el escenario del Palacio de  Vistalegre de Madrid bajo luces rojas y un público entregado a sus ídolos del rock.

La luz apagada empezó a brillar con tonos rojos y aparece Klaus, que simplemente dice “Still Loving You”. Delirio total y todas la voces del pabellón se unieron en una sola para cantar la que es denominada la “Balada del Heavy Metal”. Muy emocionante tanto para el
público como para el grupo.

Siguiendo con el apoteósico final empezó a sonar el silbido característico de Wind Of Change, en la que Klaus se atrevió a cantar parte del estribillo en español, y para cerrar la mítica Rock You Like A Hurricane, en la que todo el mundo gastó las fuerzas que les quedaban saltando, bailando y cantando. El grupo se despidió de nuevo, pero cuando parecía que todo había acabado, saltaron de nuevo al escenario y obsequiaron a los allí presentes con otro tema, When The Smoke Is Going Down, con la que definitivamente terminaron y agradecieron a todo el público su presencia y entrega. Se les vio emocionados al despedirse y estuvieron varios minutos saludando y regalando púas y baquetas.

En definitiva, un concierto brillante de casi dos horas en el que faltaron muchos temas míticos, pero es algo inevitable ante un grupo de la talla de Scorpions con casi 50 años sobre los escenarios.

Aunque como hemos comentado, la gira y el concierto eran de despedida, muchos tenemos la esperanza de que sólo sea un descanso y podamos volver a disfrutar de los alemanes en directo alguna vez más.

Autores de la crónica del concierto de Scorpions

Natalia y Manuel son los autores de la crónica del concierto de Scorpions en Madrid, último concierto del grupo de rock alemán en España. Además, son los creadores de pagameelmaster.com, una iniciativa para pagarse el Máster de SEO que están cursando en Madrid.La crónica de hoy nos la traen dos amigos muy especiales de Chiskeik. Se trata de Manuel Guerrero Brotons y Natalia Sánchez Sala, dos emprendedores murcianos, recién llegados a Madrid, con una carrera profesional imparable. De sangre rockera, Natalia es fan de grupos de la talla de Muse. Manuel, que no se queda atrás, es incondicional de Iron Maiden. Son los creadores de www.pagameelmaster.com, un proyecto único en España. Si te gustan los nuevos retos y la actitud emprendedora, te entusiasmará esta iniciativa.